Raimundo Lanas 12, Trasera - 31014 Pamplona
Horario
Lun - Mier - Vie: 10:00 a 13:00 - 16:30 a 18:30 | Otros: CITA PREVIA
vivir sin miedo

Vivir sin miedo

Hoy he decidido hacer un post diferente, quiero compartir los pensamientos y emociones que me invaden tras conocer la muerte de Laura Luengo, una chica cualquiera, en un lugar cualquiera, en un momento cualquiera… y cualquiera podía haber sido ella.

Nunca he tenido miedo a salir sola ni de noche ni de día, sólo en un par de ocasiones he vivido una situación en la que el miedo me invadía por ser perseguida, acosada y que gracias al estado de alerta, la agudeza visual y la claridad mental que me dió (el miedo), supe reaccionar y protegerme de la situación.

Nunca he vivido con miedo, de pequeña temía pasar por una calle oscura para volver a casa, pero por si me daban un susto, me salía el coco o me aparecía un fantasma… así que pasaba corriendo, jamás me planteé que pudiera pasarme nada malo. Cuando era joven, me vine a estudiar a Pamplona y andaba sola por la ciudad, salía de fiesta con mis amigas y en ocasiones caminaba de noche sola, sin miedo a que me pasara nada malo.

Cuando vivía en Salamanca, al volver a casa de noche acompañaba a una amiga hasta la suya y después me volvía a la mía sola, sin miedo. Ella no lo entendía…
A mi compañera de piso le agredieron en nuestro portal cuando salía de casa, logró escapar y entrar en un bar que había cerca… nos asustamos mucho, no obstante yo seguí volviendo a casa sola, sin miedo.

Tal vez he sido una “inconsciente”, una “alocada”, una “feliciana” pero el miedo a ser atacada, agredida no ha entrado nunca en mis esquemas mentales.

Ahora, no es mi miedo lo que siento, sino el terror que algunas personas están creando en las mujeres, porque yo nunca he tenido miedo a salir sola y sin embargo ahora me cuesta hacerlo.

Me considero una persona fuerte, valiente y segura de mí misma. No puedo controlar todas las cosas que me van a suceder en la vida, ni puedo hacer que no pasen… lo único que puedo hacer es cuidar de mí misma, protegerme ante los peligros y seguir saliendo como yo quiera, acompañada o sola, pero sin miedo.

No dejéis que la pena, la rabia o el miedo os impida vivir intensamente.

¡Cuéntale a tus amigos!