Raimundo Lanas 12, Trasera - 31014 Pamplona
Horario
Lun - Mier - Vie: 10:00 a 13:00 - 16:30 a 18:30 | Otros: CITA PREVIA
Síndrome Sudeck

25 de enero en Empsana-te: Enfermedad de Sudeck

Este mes de enero en Empsana-te, compartirá su experiencia con nosotros Alfredo, una persona que desde hace varios años convive con una enfermedad rara que se caracteriza por padecer dolor en una zona del cuerpo, el Síndrome de dolor regional complejo (SDRC) también conocido como distrofia simpático refleja (DSR) o enfermedad de Sudeck. Podéis ver aquí el evento que he creado en Facebook.

Esta patología consiste en la aparición de dolor a consecuencia de una lesión o daño (traumatismo, operación, etc.) principal, cuya clínica se caracteriza por la presencia de dolor disperso, regional, predominantemente distal, acompañado de alteraciones sensitivas, cutáneas, edema .

Está clasificado en tipo I como (Distrofia Simpática Refleja) y tipo II como (Causalgia) este último se caracteriza por presentar fuertes dolores, producidos por lesiones en el nervio periférico.

Características del síndrome

  • Dolor y Sensibilidad: se exacerba con el movimiento, cambios de temperatura, contacto o estrés. Junto a posible alodinia o hiperalgesia mecánica.
  • Alteraciones sensibilidad: déficit en patrón de “guante” o “media” o alteraciones en la percepción corporal, dependiendo muchísimo de la percepción visual.
  • Desórdenes Motores: disminución de la fuerza y rango de movilidad por el dolor y el edema en etapas agudas, y por fibrosis o síntomas motores centrales (temblores, mioclonos…) en etapas crónicas.
  • Características autonómicas: exceso de sudoración o hiperhidrosis, cambios de coloración de la piel (rojiza o azulada) y alteración de temperatura.
  • Características tróficas: aumento o no del crecimiento capilar y de uñas, fibrosis articular, atrofia de la piel en estadios avanzados…

Tratamientos

La mayoría de los pacientes con DSR/SRDC sufren a causa de una mezcla de factores físicos y psicológicos; por esta razón, el tratamiento debe reforzar tanto los aspectos físicos como los mentales.

  • Medicación destinada a paliar tipos de dolores o malestar (dolores punzanes, difusos, alteración del sueño, dolor localizado…) Bomba de morfina que produce un bloqueo selectivo de la médula espinal, evitando efectos secundarios causados por este fármaco cuando se administra oralmente.
  • Terapia Física y ocupacional de ejercicios de fortalecimiento y de alivio de síntomas (hidroterapia, masajes de presión, neuroestimulación eléctrica transcutánea –TENS–, iontoforesis con calcitonina…)
  • Bloqueo del nervio simpático cuando lo fármacos o la terapia física no aportan mejoría. Si se da una mejoría se considera que el paciente tiene dolor simpático dependiente (DSD) y se plantea una simpatectomía aunque este procedimiento conlleva sus riesgos.
  • Técnicas psicológicas de toma de conciencia de las sensaciones de dolor y gestión de la actividad fisiológica.

Ayuda psicológica

El impacto que supone el padecimiento de un síndrome de dolor sobre la persona y su entorno social puede llevar a padecer problemas psicológicos y agravar su estado mental e incapacitar aún más a quien lo padece. El tratamiento psicológico se enfoca en  ayudar a una persona “normal” a sobrellevar o adaptarse al padecimiento de un problema médico. Por tanto con él se busca:

  • Facilitar el manejo de la activación fisiológica o el nivel de tensión relacionada con el dolor.
  • Modificar la forma en que el sujeto valora la situación, facilitando una reconceptualización de su vivencia más adaptativa.
  • Modificar las conductas que puedan interferir en el beneficio terapéutico del paciente con dolor crónico, reorientando las actitudes erróneas del sujeto en una dirección constructiva, y proporcionando habilidades de las que puede carecer o bien modificando las conductas inadecuadas.
  • Atender las dificultades de la familia y asesorarla respecto al cuidado e interacción con el enfermo, lo que permitirá una mayor cobertura terapéutica y que supondrá una ayuda importante de cara a la consecución del objetivo asistencial. Todo esto dentro de un manejo integral del individuo.

Las técnicas psicológicas que pueden ayudar:

  • Afrontamiento de la situación: Al ser una condición crónica hay que fomentar estrategias de afrontamiento que favorezcan la adaptación a su condición nueva de salud. Un programa para identificar y probar diversas estrategias de afrontamiento es la inoculación de estrés ya que tiene un componente educativo (psicoeducativo), uno de adquisición de habilidades y otra de puesta a prueba de dichas habilidades.
  • Técnicas de relajación profunda: La relajación no tiene un efecto directo sobre el control del dolor, pero su acción puede producir una disminución de la actividad fisiológica (Actividad parasimpática, musculoesquelética, circulatoria, respiratoria…) que puede afectar al dolor  y aporta sensaciones que pueden disminuir la ansiedad.
  • Biofeedback: Es una técnica basada en un sistema de sensores gracias a los cuales el paciente es consciente en tiempo real de varios parámetros fisiológicos (frecuencia cardiaca, presión arterial, conductancia de la piel…) que permite aprender cómo cambiar la actividad fisiológica a efectos de mejorar la salud. Conoce su cuerpo pero no desde un análisis subjetivo sino desde la precisión de un ordenador y los datos proporcionados.
  • Técnicas conductuales: Se dirigen a que la persona recupere y mantenga sus actividades ordinarias, con independencia del dolor y combatiendo, por el contrario, la actividades de dolor (conductas de queja e incapacidad).

Todos estos tratamientos no se pueden llevar de manera aislada, sino que será en combinación con farmacología, terapias físicas, apoyo psicológico… un trabajo multidisciplinar con el fin de ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que conviven con el dolor crónico de esta rara enfermedad.

En Centro Empsana queremos acompañar a aquellas personas que estáis viviendo un proceso de dolor crónico, porque sabemos que, como decía Buda,el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”. Estamos para ayudarte, pero si aun no te decides aquí tienes un adelanto.

¡Cuéntale a tus amigos!